Historia de la interpretación simultánea

La interpretación simultánea es hoy en día una actividad que se lleva a cabo en el mundo entero en reuniones de todo tipo; pero esta modalidad en la profesión así como las herramientas utilizadas para llevarla a cabo son recientes.

El comercio fue el impulsor principal de nuestra profesión: durante las expediciones comerciales, los líderes solían llevar intérpretes para poder realizar las negociaciones.

En la antigüedad, el arameo, el griego y el latín eran las lenguas que utilizaban las clases altas que estaban al frente de la economía, la política y la religión. Más tarde, a partir del siglo XVIII, el francés se volvió la lengua de la diplomacia y después el inglés adquirió la importancia que tiene hasta ahora.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, las interpretaciones se hacía de manera consecutiva, pero una vez que comenzaron los juicios de Núremberg, el coronel Dostert, antiguo intérprete de Eisenhower, se dio cuenta de que continuar con la modalidad consecutiva habría representado cuadruplicar el tiempo destinado para cada intervención, pues las lenguas de trabajo eran el inglés, francés, alemán y ruso. Fue así que ideó un sistema de interpretación que permitiera que las sesiones fluyeran.

Al darse cuenta del éxito que esta modalidad tuvo en Núremberg, la ONU se interesó en el nuevo sistema y lo adoptó, y ahora es el tipo de interpretación más utilizada en el mundo.

Leave a comment